Vegetariano

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Comer fuera…la tortura del vegetariano

Evitar el consumo de carnes y pescado, principalmente por motivos religiosos, ha sido muy común en algunas culturas desde hace miles de años.

En las últimas décadas esta práctica alimentaria se ha extendido notablemente en Europa. Esta extensión ha estado motivada fundamentalmente por la toma de consciencia con relación al cambio climático y al impacto medioambiental que tiene la industria cárnica, así como los métodos de explotación utilizados por esta. Sea cual sea la motivación, una alimentación libre de carnes y pescados es tan válida y respetable como cualquier otra.

Por lo general, las personas que adoptan esta práctica alimentaria se reconocen como vegetarianos, aunque el término vegetariano no es tan antiguo como la práctica en sí. No todos los vegetarianos consumen exactamente los mismos alimentos. La dieta vegetariana puede ser clasificada de diversas formas de acuerdo a los alimentos de origen animal que incluya. Todas tienen en común la exclusión de las carnes y el pescado. Si consumen huevos, lácteos o ambos, pueden ser clasificados como ovovegetarianos, lactovegetarianos u ovolactovegetarianos respectivamente. Quienes no consumen huevos ni lácteos son considerados vegetarianos estrictos o puros y, finalmente, aquellos que no consumen ningún producto de origen animal y no utilizan productos provenientes ni testados en animales son denominados veganos.

A día de hoy no se sabe con exactitud cuántos vegetarianos hay en España. Según la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española, en el año 2011, el 1.5% de la población no consumía carnes ni pescado. Esta cifra ha seguido creciendo y en la actualidad se habla de hasta un 3% de la población, aunque la Unión Vegetariana Española afirma que la cifra es inferior. En cualquier caso el aumento ha sido notable.

De cena con la familia

Ser vegetariano no significa que tu familia y tus amigos también lo sean. Esta es una elección que se puede hacer en cualquier momento de la vida y cambiar tus hábitos alimentarios no tiene por qué implicar el desechar costumbres tan arraigadas como la de comer fuera de casa. Sin embargo, en la mayoría de los casos, entrar a un bar o un restaurante pasa de ser un placer a convertirse en una verdadera tortura.

A pesar de que cada vez más personas decidan abrazar este estilo de vida, la oferta de bares y restaurantes sigue siendo muy pobre en platos aptos para este público. En la mayoría de los casos la carta solo incluye una o dos opciones a elegir, generalmente la típica ensalada y con suerte unos huevos fritos con patatas. De segundo ya es más complicado porque todas las preparaciones son a base de carnes o pescados, salvo raras excepciones. Y ni hablar de eventos sociales tipo bodas, comuniones o comidas de empresa porque en esos casos sí que puedes salir con el estómago vacío. Claro que siempre existe la posibilidad de ir a un restaurante vegetariano, que no hay muchos, pero los hay. Sin embargo es más sencillo aceptar unas pocas opciones aptas para ti que arrastrar a tu familia o a tus amigos a un restaurante vegetariano.

Otro elemento curioso es la falta de información que hay en este sentido. Es casi inevitable la cara de sorpresa del camarero cuando le pides que no ponga atún a la ensalada o cuando le preguntas que plato tiene que no lleve carne ni pescado. Literalmente te miran como si hubieras caído de otra galaxia.

¿Qué podemos hacer?

La buena noticia es que para incluir platos vegetarianos en la carta no es necesario disponer de ingredientes exóticos. Solo hay que echar mano a la creatividad y entender que la dieta vegetariana no solo consiste en ensaladas o verduras a la plancha, que están muy bien, pero hay muchas otras posibilidades. Son muchas las verduras que solas o combinadas permiten elaborar cremas, salteados, así como también son infinitas las posibles combinaciones a la hora de elaborar una ensalada que puede incluir frutas, frutos secos, legumbres, cereales y hasta quesos o huevos, dependiendo de las preferencias del cliente.

El mayor problema es con el plato principal porque existe el mal hábito de asumir que solo puede elaborarse a partir de carne o pescado. Algunos restaurantes incluyen huevo o queso como fuente de proteínas en algún plato, pero muy pocos tienen en cuenta a las legumbres, que para la mayoría de los vegetarianos son la principal fuente de proteínas.

Las legumbres pueden presentarse en ensaladas, cremas, guisos, hamburguesas y de muchas otras maneras. Unos simples garbanzos pueden elaborarse de muchas formas porque en su estado más puro tienen un sabor suave y agradable. Puede ser en una ensalada con patatas, zanahorias y otras verduras, como humus para dipear o como hamburguesa. La realidad es que cualquier preparación a base de legumbres va a ser siempre muy bien recibida por un vegetariano. Con un poco de esfuerzo e ingredientes muy simples, se pueden elaborar verdades delicias.

Debemos aceptar que del mismo modo que todos somos libres de elegir qué ropa llevar, también podemos escoger lo que comemos poniendo más o menos atención. No es necesario colocarte una etiqueta de vegetariano o no vegetariano. Simplemente puede que estés a dieta o que no te apetezcan las carnes por un día. Un restaurante es una casa con las puertas abiertas, un lugar en el que compartir y disfrutar, y como tal debe estar abierto a todas las posibilidades y ofrecer a todos por igual la oportunidad de aprovechar al máximo uno de nuestros grandes placeres, la buena comida.

 

Sobre la autora

Analay Cabrera Martínez

Licenciada en Ciencias Alimentarias. Especialista en Nutrición y Dietética. Diplomada en Nutrición Clínica y Dietoterapia. Investigadora del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos (INHA), profesora de Dietología en la Licenciatura en Nutrición y Dietética de la Facultad de Tecnología de la Salud y en el Diplomado en Nutrición Humana del (INHA), así como profesora de Manipulación de los alimentos  y de Nutrición en cursos de  formación de Cocinero Profesional en la Escuela de Hotelería.

Search